Dame tu voto. Gracias

Dame tu voto en HispaBloggers!

sábado, 8 de febrero de 2014

LA MEZQUITA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

    No solemos escribir en este blog sobre la Mezquita, icono de esta ciudad desde tiempos inmemoriales, pues la finalidad de No Sólo la Mezquita es difundir otros aspectos de la ciudad que son menos conocidos, pero la actualidad llama a que hoy hablemos del monumento insignia de Córdoba pues consideramos que dentro de unos años quedará un edificio que en su momento fue la Mezquita, pero perderá toda identidad (si aún no la ha perdido). Con las siguientes líneas intentaremos explicarnos para que se entienda la gravedad del asunto.
   Debemos retrotraernos en el año 1998, José María Aznar es el Presidente del Gobierno, y bajo su mandato se llevan una serie de leyes, entre las cuales se encuentra la Ley 7/1998 que hace referencia a una nueva Ley Hipotecaria. Con esa ley se establece que los obispos pueden emitir certificaciones de dominio como si se tratara de funcionarios públicos, potestad de la que se han valido en varios puntos de la geografía española para inscribir múltiples propiedades a su nombre. Es decir, con sólo la firma del obispo, la iglesia se puede apropiar de cualquier dominio que no estuviera registrado.

   Aunque suene redundante queremos reseñarlo pues ahí está la clave de todo. El gobierno de Aznar le concedió a la iglesia católica un resquicio legal que le permitió adueñarse con templos, ermitas, casas parroquiales, cementerios y fincas de todo tipo. Llegando incluso a hacer negocio con la venta de esas propiedades.

    En el año 2006 el obispado de Córdoba inscribió la Mezquita como su propiedad haciendo un pago simbólico de 30 euros (al menos dio 30 euros para las arcas de la ciudad). Pero claro, como bien deja ver este resquicio legal de la Ley Hipotecaria, no estaba obligada ni a hacer público la inscripción ni a pagar el Impuesto de Transmisión Patrimonial, por tanto los cordobeses tuvimos conocimiento de ello tres años después (y todo porque a un ciudadano le pareció curioso que de la noche a la mañana se cambiara el nombre de Mezquita por el de Santa Iglesia Catedral de Córdoba).

   Dicho esto, proseguimos. Las visitas al monumento tienen una media que sobrepasa el millón de personas entre las visitas diurnas y las nocturnas, donde estas últimas pagan tanto cordobeses como foráneos (y la entrada van de 9 a 18 euros por la noche y 8 euros para los foráneos en su visita diurna, más 37 euros de visitas guiadas), si sumamos esos precios al número de visitas existentes (quitando un porcentaje minúsculo a los cordobeses en sus visitas matinales) ¿Qué cifras nos dan? y hay que recordar que la Iglesia no paga ni IBI ni IVA, pues está exenta de estos pagos, con lo que todos sus gananciales son limpios. Por si fuera poco, el porcentaje que la Iglesia destina al mantenimiento de este monumento es minúsculo en comparación con lo que destina la Junta de Andalucía y los propios cordobeses con sus impuestos.

   Si os dejáis caer por la Mezquita podréis comprobar cómo la palabra "Mezquita" ha desaparecido completamente de cualquier lado: en las entradas, en los folletos....El Cabildo catedralicio ha decidido borrar de la faz de la tierra cualquier vestigio de lo que antaño fue la Mezquita, incluso llegando a falsear la propia historia del monumento: "está visitando una catedral con una "intervención islámica" en su interior; la construcción fue "gracias a Dios", " En la Córdoba andalusí no vivieron cordobeses, sino "clanes musulmanes" que se hicieron con el poder político" son muestras de lo que aparecen tanto en entradas, folletos y en su página web, además en las visitas nocturnas (que el que suscribe este post ha ido a ver) rechazan cualquier historia de época islámica, más parece que estuvieras en una clase de catequesis doctrinal.

    Diez años deben de pasar para que este registro sea perpetuo, es decir que aún es posible revocar el título de propiedad, quedan dos años para esto y es posible que alguien escuche las voces sensatas que se levantan contra esta atrocidad. Para ello es urgente que la administración pública reclame la titularidad del monumento y que se modifiquen los artículos legislativos pertinentes, pues desde No Sólo la Mezquita pensamos (al igual que otros muchos) que la Mezquita no es de la Iglesia, sino propiedad de los cordobeses y de la Humanidad (que por eso es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO)

    Es cierto que gracias a que Fernando III salvó a la Mezquita de ser destruida esta se mantiene en pie, está claro que la Iglesia ha tomado este monumento como Catedral, pero hay que recordar que si la Mezquita tiene tantas visitas y se ha convertido en icono mundial es por su catalogación de Mezquita, por sus arcos de herradura, por su hermosura, el Mihrab y decoración, así que no creo que la solución sea erradicar todo lo que tenga que ver con lo islámico, pues esa también fue nuestra historia y nuestra identidad. 

    Actualmente se recogen firmas para que se le quite la propiedad a la iglesia y pase a ser nuevamente Patrimonio de los cordobeses, por si alguien está de acuedo y quiere firmar: https://www.change.org/es/peticiones/a-la-iglesia-cat%C3%B3lica-di%C3%B3cesis-de-c%C3%B3rdoba-que-devuelvan-la-mezquita-de-c%C3%B3rdoba-a-la-ciudad?share_id=YwpHHRVLiR&utm_campaign=mailto_link&utm_medium=email&utm_source=share_petition

   No se que pensareis vosotros, seguramente algunos estaréis a favor y otros en contra, pero al menos nos gustaría llevaros a la reflexión y al debate (en el caso de que lo hubiera)

jueves, 6 de febrero de 2014

EL ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS. DE ADUANA A CELEBRACIONES DE BODAS

    Si pudiéramos volver atrás y contemplar en el pasar de los años la evolución del Alcázar, nos daríamos cuenta que se trata de uno de los edificios o incluso el más versátil que tiene Córdoba, pues este ha sufrido una serie de transformaciones entre sus muros y su función a lo largo de los siglos. 

    En época romana fue la Aduana o Forum Censorium, siendo además la casa del Gobernador y Cuestor de la ciudad. Dato curioso a este respecto a reseñar es que Julio Cayo Cesar estuvo alojado entre sus muros. En época musulmana este edificio del Alcázar pasó obviamente a manos omeyas, vestigios de aquella etapa son los baños califales que actualmente se encuentran en Campo de los Santos Mártires. Una vez finalizada la reconquista cordobesa llevada a cabo por el rey Fernando III el Santo, no sería hasta 1328 cuando otro rey (que ya mencionamos en el anterior post) Alfonso XI se interesaría en volver a construir una fortificación, volviendo a coger el Alcázar la importancia de siglos anteriores. 

   Este Alcázar sirvió de alojamiento durante ocho años de los Reyes Católicos quienes habitaron este emplazamiento hasta la reconquista de Granada en 1492. Si bien se sabe en lo que hoy se conoce como el salón de los Mosaicos fue donde los Reyes Católicos recibieron a Cristobal Colón y tomaron la decisión de apoyar la aventura del navegante genovés en búsqueda de una nueva ruta hacia las Indias.Una vez finalizada la reconquista tanto Isabel como Fernando abandonaron el Alcázar cediendo el edificio a la Iglesia que no dudó en transformar la función palaciega en sede del Santo Oficio. 

   Entre sus muros en lo que hoy día se conoce como Torre de los Leones se encuentran una serie
de incisiones realizadas por los presos de la Santa Inquisición, esto hace indicar que este lugar actuara como celda de los reos a la espera de sentencia o a la espera de ser llamados para su encuentro con el tribunal. Con estas incisiones los presos intentaban demostrar su fe cristiana ante aquellos que los juzgarían.

    En 1812 las Cortes Constituyentes de Cádiz realiza la abolición de la Inquisición, y este edificio pasaría a ser cárcel civil de la ciudad hasta que en 1931 se le volvió a dar una función militar, función que se mantendría hasta 1955, fecha en la que se cede estas instalaciones militares al Ayuntamiento de la ciudad, dueño del Alcázar hasta la actualidad, donde se realizan una serie de celebraciones como Bodas entre ostros actos.