Dame tu voto. Gracias

Dame tu voto en HispaBloggers!

domingo, 8 de enero de 2017

LOUIS PEGAU. ORIGEN DEL "PEGO" CORDOBÉS.

Cuando sales fuera de Córdoba, irremediablemente te llevas contigo tu forma de hablar. Esto no es algo que guardes en un cajón y no lo uses mientras estás fuera. Y seguramente, al mantener alguna conversación con alguien de fuera de Córdoba le soltaste "esto es un pego", a lo que obviamente te contestarían "¿ehh? ¿pego? ¿eso qué es?. A lo que acto seguido, le vendrías con la definición de pego: bobada, disparate, tontería....

Bien, pero al igual que muchas expresiones y palabras que sólo se dicen en Córdoba, Pego tiene un porqué, un pasado histórico que nos transporta hasta el origen de la palabra misma, y el porqué sólo lo decimos aquí y no en otra ciudad más.

Esta vez, desde No Solo la Mezquita viajamos hasta la Córdoba del siglo XIX, época en la que un francés llamado Louis Pegau se afincó en la ciudad. Este hombre, uno de los más cultos de la ciudad, especialista en muchas disciplinas, entre ellas, la aeronáutica. Pero esta pasión la llevo al punto que se obsesionó. En los círculos más destacados de la sociedad cordobesa del momento, Pegau no hacía nada más que hablar sobre lo fascinante que fue para la sociedad francesa el primer vuelo tripulado, lo bonito de volar en globo y quería convertirse en el primer hombre en volar en globo en Córdoba.

Tras varias semanas de preparación, por fín, Pegau tiene listo su globo, muchos artesanos habían trabajado en ello, los jardines de la Merced, el lugar indicado para tal hazaña estaban preparados para recibir al primer hombre que volaría sobre la ciudad, y según cuentan las crónicas, unos 30.000 cordobeses y cordobesas se disponían expectantes para ver tal proeza. (hay que tener en cuenta que durante el siglo XIX la población cordobesa apenas sobrepasaba los 40.000).  

Con todo listo, y la gente impaciente, el globo aún no había cogido suficiente calor para emprender el vuelo, por lo que el bueno de Louis empezó a explicar el principio de Arquímedes para hacer amena la espera, pero pasaron los minutos, las horas y el globo seguía sin despegar, y aquellos cordobeses y cordobesas que antes estaban expectantes ahora estaban aburridos, y como es lógico, empezaron a abandonar el lugar.

Desde aquel entonces, en la capital cordobesa, cuando algo no funcionaba, no servía para nada o era una estupidez se empezó a decir, "mira como lo del Pegó", degenerando en nuestro "pego" actual. Así que cada vez que algo os parezca un pego, acordaros del pobre Louis Pegau, un adelantado a su tiempo que intentó pasar a la Historia de la ciudad por un motivo y acabó pasando por otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario